Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Integración Sensorial (ASI ®)

La Teoría de Integración Sensorial ASI® fue desarrollada por la Dra. Jean Ayres, Terapeuta Ocupacional americana, Doctora en Neurociencia y en Psicología de la Educación. Ella definió la integración sensorial como  “la capacidad que posee el Sistema Nervioso Central de interpretar y organizar la información captada por los diversos órganos sensoriales del cuerpo. Dicha información, una vez recibida por el cerebro, es analizada y utilizada para permitirnos entrar en contacto con nuestro ambiente y responder adecuadamente a los estímulos que nos llegan”.

Las dificultades de procesamiento sensorial interfieren en la organización y el propósito de la conducta del niño, lo que dificulta el desarrollo de su aprendizaje y capacidades. El adecuado procesamiento de las sensaciones por el Sistema Nervioso, supone los cimientos para el adecuado desarrollo de la ideación y ejecución del comportamiento.

La neuroplasticidad es la habilidad del sistema nervioso para elaborar cambios en respuesta a los estímulos y las exigencias ambientales y está considerada como una de las premisas fundamentales de la intervención de la integración sensorial.

¿Qué pasa en el cerebro?

Los Sistemas Sensoriales (táctil, propioceptivo, vestibular, visual, auditivo, gustativo, olfativo e interoceptivo) tienen amplia influencia en la organización emocional, de la conducta y los aprendizajes. Una respuesta adaptativa sería aquella que da una respuesta exitosa frente a un desafío del ambiente.

El Desorden o Disfunción del Procesamiento Sensorial (DPS) por tanto es una alteración del desarrollo neurológico que se manifiesta en la incapacidad para modular, discriminar, coordinar u organizar sensaciones de forma eficaz (Bundy et al; 2002) Una intervención basada en la Teoría de Integración Sensorial (ASI®) tratará de capacitar a la persona respecto a su habilidad de organizar las sensaciones en el Sistema Nervioso Central para dar una respuesta adaptativa en los ambientes en los que se desenvuelve. La aplicación del marco de referencia de la Integración Sensorial por parte de un terapeuta experto puede hacer que la sesión terapéutica tenga apariencia de juego y que el niño se halle intrínsecamente motivado y divirtiéndose de verdad. Puede que no parezca lo que realmente es: una compleja intervención basada en la neurociencia.  Además de la intervención directa, se proporcionan estrategias a la familia y al colegio para una dieta sensorial acorde a cada niño en particular, que facilite el correcto procesamiento de la información. De esta manera se logra mejorar el desempeño del niño en sus diferentes áreas.

¿Cómo saber si mi hijo tiene dificultades en el procesamiento sensorial? 

Cuando el Procesamiento Sensorial de un niño no es adecuado, alguno de los signos que podemos observar son:

  • Retardo del desarrollo motor.
  • Retardo en la adquisición o perfeccionamiento del lenguaje, la lectura o la escritura.
  • Problemas de alimentación: dieta poco variada, rechaza texturas de los alimentos, le cuesta masticar…
  • Problemas para seguir el ritmo de los niños de su edad: casa, calle, colegio…
  • Dificultades para mantenerse sentado en el suelo o en una silla.
  • Alteraciones del ritmo sueño-vigilia.
  • Problemas en el manejo de objetos: pinturas, lápiz, cubiertos, pelotas…
  • Dificultades en la motricidad fina: dibujar, pintar, recortar, escribir…
  • Problemas para el vestido y desvestido: uso y manejo de la prenda, cremalleras, botones, calzado…
  • Problemas para resolver problemas o situaciones cotidianas.
  • Falta de calibración de la fuerza en el manejo de objetos y para el contacto con otros.
  • Tropiezos, choques y caídas frecuentes.
  • Miedo a actividades de motricidad gruesa: correr, saltar, juegos de pelota…
  • Exceso de movimiento o, por el contrario, quietud motora.
  • Pobre equilibrio.
  • Falta de atención.
  • Impulsividad.
  • Rechazo / exceso de contacto con otros.
  • Molestias con la ropa: etiquetas, texturas, tejidos, costuras…
  • Se distrae de forma llamativa con imágenes, objetos, personas o ruidos.