Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Apoyo a las dificultades de aprendizaje y lateralidad

Los problemas más comúnmente encontrados en el desarrollo del aprendizaje de la lecto-escritura  se deben en su mayoría a un retraso o dificultad en habilidades previas que anteceden a este proceso tan complejo. A este conjunto de habilidades se las conoce como prerrequisitos de lecto-escritura. Cuando estas habilidades no están consolidadas el niño no consigue avanzar en el proceso y aparecen los problemas en el rendimiento académico y la desmotivación por aprender.

En estos casos no es demasiado efectivo emplear un abordaje de tipo clásico, en el que se repiten cuadernos de ortografía, o se manda al niño leer más textos para superar la dificultad. Las razones son las siguientes: si hay una dificultad o una inmadurez en el desarrollo de las habilidades previas a la lecto-escritura y los prerrequisitos no están asentados, la repetición no hará más que “machacar” al niño y su autoestima, pero no hará que avance más rápido. Por otro lado, la percepción de autoeficacia irá disminuyendo hasta el punto de no se sentirse capaz y esto puede llevarnos a problemas emocionales o conductuales como desmotivación, negarse a hacerlo, mostrar conductas disruptivas en el momento que hay que empezar a hacer los deberes, etc.

Es importante destacar que a menudo las dificultades en la lectura influyen en la escritura, y viceversa, pero esto no siempre es así. Por ejemplo hay niños con dificultades en la formación de letras (realizan inversiones, les cuestan las letras que tienen un alto componente viso-espacial como la R, Q, D, B, E, G, S entre otras) que no tienen dificultad a la hora de leer, y que no tienen problemas con el resto de las letras.

El trabajo de las habilidades y prerrequisitos de la lectura y la escritura se debe hacer desde un abordaje multidisciplinar. Desde  ofrecemos una intervención diferente, divertida, basada sobre todo en actividades lúdicas, para desarrollar los componentes motores, sensoriales, cognitivos y de lenguaje que están implicados en el proceso. Dotamos a la familia de las técnicas, ideas y actividades que favorecen el correcto desarrollo de  estas habilidades.

Para una intervención exitosa es imprescindible una evaluación completa de los siguientes aspectos y prerrequisitos:

  • Desarrollo de las habilidades visuales (motilidad ocular, percepción visual, constancia de la forma, visualización espacial, …)
  • Desarrollo de las habilidades manuales (prensión, fuerza, calibración, disociación de movimientos del miembro superior, disociación del movimiento de los dedos, control óculomanual …) que junto con otras habilidades dan lugar a la grafomotricidad.
  • Desarrollo de la postura y sedestación correcta (estabilidad proximal, disociación cuello-tronco, disociación cintura escapular-tronco…)
  • Desarrollo de la lateralidad (no sólo hablamos de la predominancia manual, sino de la lateralidad a nivel corporal)
  • Desarrollo de la praxis (praxis de construcción, de comando verbal, de secuencia, praxis oral, …)
  • Discriminación auditiva
  • Discriminación visual
  • Cognición
  • Desarrollo del lenguaje

 

Nuestro programa es recomendable si…

  • Tu hijo/a presenta dificultades en la lectura y/o la escritura y tiene 6 años o más.
  • Tu hijo/a tiene entre 4 y 6 años y notas que no consigue llevar el ritmo de los demás niños de su edad.   
  • Tiene un diagnostico de TDAH o problemas atencionales importantes.
  • Tiene problemas de lateralidad o lateralidad cruzada.
  • Tiene problemas para aprender nuevas destrezas y esta es una de ellas.
  • Presenta retraso o algún desfase en áreas del desarrollo que están influyendo en el proceso de adquisición de la lectoescritura.
  • Si notas que rechaza las actividades relacionadas con la lectoescritura, tareas escolares, etc. y quieres hacer una intervención preventiva.
  • Hay problemas emocionales que repercuten directamente en el desempeño académico del niño.
  • Existen problemas conductuales.