Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Neurorehabilitación

La Neurorehabilitación pediátrica consiste en un conjunto de abordajes que tienen como objetivo minimizar y compensar las alteraciones funcionales tras una lesión neurológica y recuperar o desarrollar las funciones del sistema nervioso.  La Neurorehabilitación se basa en las neurociencias, y sus principios de actuación están fundamentados en la eficacia de los tratamientos en la neuroplasticidad. La neuroplasticidad se refiere a todos aquellos cambios en la organización cerebral, lo que se traduce en la capacidad de aprender nuevas habilidades. 

La investigación pone de manifiesto que la neuroplasticidad se puede modular mediante la Neuro-Rehabilitación que augura mejoras y cambios funcionales. Se benefician de este tipo de rehabilitación niños y adolescentes que presentan Parálisis Cerebral Infantil y Daño Cerebral Adquirido Infantil.

En la actualidad existe un consenso en considerar la Parálisis Cerebral Infantil como un grupo de trastornos del desarrollo del movimiento y la postura, causantes de limitación de la actividad, que son atribuidos a una agresión no progresiva sobre un cerebro en desarrollo, en la época fetal o primeros años. Puede ser debido a diferentes etiologías. El trastorno motor de la parálisis cerebral con frecuencia se acompaña de trastornos sensoriales, cognitivos, de la comunicación, perceptivos y/o de conducta, y/o por epilepsia.

El Daño Cerebral Adquirido Infantil es una lesión repentina en el cerebro. Se caracteriza por su aparición brusca y por el conjunto variado de secuelas que presenta según el área del cerebro lesionada y la gravedad del daño. Estas secuelas provocan anomalías en la percepción, alteraciones físicas, cognitivas y emocionales. El origen de este daño cerebral adquirido puede ser: ictus pediátrico, traumatismos craneoencefálicos, epilepsia, tumores y enfermedades como la encefalitis y otras enfermedades cerebrales.

En ambos casos se pueden ver afectadas funciones como: el nivel de alerta, la memoria, el control motor, la recepción de información, el procesamiento sensorial, la comunicación, la cognición, los aprendizajes, las emociones y las actividades de la vida diaria. La Neurorehabilitación ayudará en la mejora del desarrollo, la autonomía personal, la calidad de vida, la participación y la inclusión social  del niño.